Rugby - Entrenamiento - Contactos - Infantiles
Planteles

Un tropezón no es caída. Vamos a volver.

El 2014 nos escontrará compitiendo en el Grupo IV de la URBA

Cuando comenzó el año, la pretemporada tenía como objeto preparar a nuestros planteles de rugby para hacer el mejor papel posible en el durísimo y competitivo Grupo III de la URBA. La idea era que, si la suerte nos acompañaba, poder clasificar a la reubicación del Grupo II, para que, de mínima, la permanencia en el GIII estuviera garantizada.
Pero para poder cumplir algunos objetivos en este tipo de torneos no solo hace falta esfuerzo personal, grupal y talento, también se requiere de regularidad y una cuota de fortuna, tanto en los partidos como en los sorteos de los grupos. Claramente estos últimos puntos fueron el Talón de Aquiles de nuestro equipo. La clasificación a la reubicación del GII se escapó por muy poco, un par de malos resultados al inicio nos hizo empujar de atrás y cuando en las últimas tres fechas tuvimos la chance de arañar el último cupo se nos escapó. Nuestro club debía jugarse la permanencia en el Playoff, algo que sabíamos que podía pasar pero que todos teníamos la esperanza de poder evitar.
El primer partido fue de local frente a Berisso, en esos octavos de final se vio la jerarquía de los nuestros y con una goleada 71-3 clasificamos a los cuartos de final sin problemas, quedando a un solo paso de la ansiada permanencia. Cuando finalmente recibimos un poco de suerte recibimos la noticia de que volvíamos a jugar nuevamente de locales. El rival de turno era Virreyes, un equipo que venía de nuestro grupo, al que ya habíamos enfrentado y superado en dos ocasiones durante este año, pero que sabíamos que no iba a vender barata su derrota.
La cita fue a las 13:30hs del sábado 11 de octubre y en el predio de William Morris se vio a muchos socios y amantes del rugby acompañando el sueño de nuestro plantel. Las cosas no salieron como lo esperábamos pero tenemos la certeza de que lo dimos todo. Cuando llegue el próximo entrenamiento cada jugador podrá mirar a los ojos a sus compañeros, sin nada que reprochar y con una sola idea dentro de sus cuerpos y cabeza: volver.